14 septiembre, 2016

Star Trek, más rápida y furiosa





En el marco del 50 aniversario de la creación de una se las sagas de la ciencia ficción más importante tanto de la televisión y del cine, se estrena Star Trek: Sin Límites, la cual viene a cerrar la trilogía que dejará abierta J. J. Abrams (Star Wars: El Despertar de la Fuerza).

Cuando se le había encargado a la tarea al escritor y productor Roberto Orci para seguir la saga, este abandonó la producción y fue el director Justin Lin el encargado de terminar la labor tras su paso por la saga de Rápidos y Furiosos, a la cual como hiciera Abrams con Star Trek, le dio nueva vida.

En esta nueva aventura del Capitán Kirk (Chris Pine) y su tripulación de la USS Enterprise, deberán enfrentar en un planeta inexplorado ante una nueva amenaza que busca terminar con toda una unidad espacial de la Federación de Planetas Unidos.

El guion a cargo de Doug Jung y el actor y comediante Simon Pegg (mismo que ha interpretado al personaje de Montgomery Scott en esta nueva saga) construyen una historia que se enfoca más a la relación entre los personajes y a hacer un homenaje a la serie de los años sesenta.

Lamentablemente, la visión de Justin Lin predomina en exceso abusando de las secuencias de acción dejando de lado la construcción de la historia, quedando esta en segundo plano.

Es innegable que Lin sabe dirigir secuencias de acción, la película es ruidosa, visualmente notable, pero sin el espíritu que caracterizó a las entregas pasadas. Entretenida pero olvidable.

Texto para Capital Hidalgo



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA