27 junio, 2016

¡Puras gringaderas!




¿El camión no arranca cuando debería? ¿Un niño en plena secuencia de acción se arriesga para salvar a un perro? ¿El héroe ante todo pronóstico sale avante del apocalipsis? ¡Clichés por todos lados! 

Eso es lo que ofrece la secuela de aquella película de 1996, “Día De la Independencia: Contraataque”.

Después de aquel primer ataque de alienígena a los Estado Unidos, el mundo se ha unido en paz y esta “prometedora” secuela, pese a no tener de vuelta a Will Smith, varios de los personajes memorables de ese hit noventero vuelven para reinterpretar a sus personajes, acompañados de un nuevo y joven elenco donde sobresale el hermano de Chris “Thor” Hemsworth, Liam Hemsworth.

Esta ocasión, nos toca vivir a través de una saturación bárbara de efectos visuales y una historia vacía y ridícula, el contraataque de esta colonia alíen a escala mundial que viene a destruirnos como raza de una vez y por todas.

Alejado del cine de desastre, el director Roland Emmerich (2012, El Día Después de Mañana) se encasilla en solo hacer referencias al género de la ciencia ficción calcando fotogramas de películas como Jurassic Park, Alien o Star Wars.

Los personajes aquí no importan, solo la acción, que en ese aspecto cumple, con su respectiva comedia referencial y extremadamente “agringada”.


¿Buscas desconectar tu cerebro y comer palomitas durante dos horas? ¡Esta es la opción! ¡Churrazo del verano! ¡Intrascendente, olvidable, pero si, entretenida!


Publicación para Capital Hidalgo




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA