05 marzo, 2014

El Tercer Charolastra

NOTA: Antes de leer esta semblanza recomiendo leer el texto escrito por Luis Pablo Beauregard para el Diaro "El País" titulado "El Filósofo que iba solo al Cine".



Como seres humanos, al apreciar alguna de las diferentes corrientes artísticas, tendemos ante nuestro más profundo sentir, nuestros personales y bizarros gustos generamos una cierta admiración por uno o varios artistas ya sea desde músicos, pintores, pasando por fotógrafos hasta, en este caso, irreverentes y visionarios cineastas que nos transportan a mundos in imaginados.

En mi personalísimo caso, un cinefilo declarado, y habiendo apreciado una gran cantidad de cintas a lo largo de mi corta vida viendo evolucionar a directores de gran importancia a nivel mundial, hay uno a quien no solo considero uno de los más grandes talentos del cine contemporáneo y un modelo a seguir para aquellos nuevos talentos que buscan abrirse paso dentro de esta industria audiovisual tanto a nivel nacional como internacional.

Estoy refiriéndome al oriundo del Distrito Federal, responsable de películas aclamadas tanto como espectadores como por la critica internacional "Y Tu Mamá También" y "Niños del Hombre", un arriesgado personaje que abandono el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos en busca de un sueño ambicioso que lo llevó en primera instancia a dirigir su primer largometraje en México "Solo Con Tu Pareja" y que después de esto el camino lo llevo a Estados Unidos a picar piedra para lograr un sueño, me refiero a Alfonso Cuarón Orozco, el cineasta y soñador.

Caracterizado por su obsesión con la técnica de los planos secuencias en sus cintas, por su fraternal relación laboral y amistosa con su cine-fotógrafo de cabecera Emmanuel "El Chivo" Lubeski. Cuarón transmite por medio de sus cintas como es que disfruta del contar historias sustentadas en la esperanza, la emotividad y los profundos análisis de espíritu humano a través de la diversidad de sus personajes quienes luchan ante adversidades por muy difícil que sea su viaje.





Considerar a Cuarón un visionario es más que correcto, es evidente, porque se entrega a sus historias utilizando un lenguaje cinematográfico único e irrepetible que va desde la persistencia retiniana procesada para quedase en la memoria del espectador y que logran trascender dentro de la evolución del arte más joven del mundo quedándose como parte de su historia gracias a la inventiva forma de hacer cine de este director.

Como olvidar aquel roadtrip de descubrimiento y madurez de Tenoch y Julio con una atormentada extranjera por playas mexicanas en "Y Tu Mamá También"; o esos planos secuencias cargados de suspenso mientra Theo intenta poner a salvo a Kee y su hijo en "Niños del Hombre"; o aquel inolvidable vuelo en hipogrifo de Harry Potter sobre el castillo de Hogwarts. Momentos inolvidables y que buscamos constantemente en volver a repetir.

A Cuarón es de admirarse su pasión por esta joven corriente artística con el esencial objetivo que esta tiene: engañar al espectador y transportarlo fuera de su realidad a mundos sin explorar, convirtiendo a Cuarón en un chantajista, un loco creativo e inventivo, un obsesivo visual y un orgullo nacional que ha sobresalido por su increíble esfuerzo y la dedicación a su más profunda pasión siendo claro ejemplo de que cuando "amas algo, NO LO DEJAS IR".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA