25 julio, 2013

Comics al Cine: ¿moda fugaz?


Entre 20th Century Fox/Marvel, Warner Bros./DCParamount/Universal con Marvel, y ahora Disney.Marvel, se han compartido rebanadas del pastel de llevar a los famosos personajes de los comics a la pantalla grande. Bryan Singer con X-Men en el año 2000, marcaba el inicio de la aceptación del transfer de la hoja impresa al celuloide y que conforme pasan los años, personajes como Spider-Man, Iron Man, Los 4 Fantásticos, entre otros han sido encarnados por actores (o mejor dicho estrellas) Hollywoodenses, junto a afamados y talentosos directores, cumpliendo el sueño geek que generaciones pasadas y actuales pedían a gritos en sus más profundos deseos.

Al paso de los años, así como ha habido pésimas películas adaptadas (Daredevil, Los 4 Fantásticos, Superman Regresa; solo por mencionar algunas), también ha habido obras maestras (Batman: El Caballero de la Noche, X-Men 2, Spider-Man 2, Iron Man) que han enaltecido a directores como Sam Raimi, Christopher Nolan, Matthew Vaugh o Zack Snyder entre otros; pero ha sido Marvel en alianza con Disney que ha sorprendido no tanto en la calidad de su filmes si no en su forma de venderlos y expandir este universo.

Desde Los Vengadores de Joss Whedon, esta alianza elevo la barra de expectativas y calidad de producción al llevar  una película a lo que parecía imposible hasta hace algunos años: juntar a los mejores superhéroes de Marvel en una sola película. Esto dando como resultado una inevitable estandarización del cómo se debe hacer en estos tiempos una película de superhéroes y a su vez el record que marcó ante su alta recaudación en taquilla.

Pero, la pregunta que podemos lanzar al aire ante tal saturación de filmes de este género es: ¿hasta dónde aguantara la saturación de adaptaciones e historias de superhéroes en el cine?

Con los últimos estrenos del verano basados en comics Iron Man 3 y El Hombre de Acero, ambas dividiendo a la crítica especializada, es imposible no notar que la audiencia (pese a sus buenos numero en taquilla) comienza a sentir las masiva exposición de estas historias, con efectos especiales que ya se sienten artificiosos, así como los personajes y el uso de técnicas cinematográficas poco creativas propuestas en este tipo de filmes recientemente.

En  2014 y 2015 Hollywood se siguen preparando como si fueran hechas en serie nuevas adaptaciones, secuelas y precuelas de este universo, pero como se ha demostrado, todo en exceso puede ser dañino e incluso apresurar el declive del género que mientras la industria disfruta obteniendo jugosas ganancias podría marcar un punto de no retorno a este tipo de producciones.


¿Será que el sueño geek se extinga demasiado pronto?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA