14 junio, 2013

Un pésimo Spring Break audiovisual ...


Seguramente algunos recordaran al director estadounidense, Harmony Korine por su escandalosa cinta del año 1995 “Kids” donde nos narra la vida desenfrenada de varios adolescentes estadounidenses puestos en un ambiente donde las adicciones y el sexo es común dentro de su mundo.

Con “Spring Breakers” Korine retoma esa premisa para ahora contarnos la alocada aventura de cuatro adolescentes que roban dinero para poder vivir el “mejor spring break” de sus vidas.


De entrada, Korine consigue a un cast interesante, donde podemos ver a James Franco en su papel de Gangster local interpretándolo sínicamente y a la vez de forma sencilla y convincente. Le acompañan las cuatro “spring breakers”: la ex chica Disney, Vanessa  Hudgens quien junto a Ashley Brenson son lo más olvidable de la película en cuanto a actuaciones, sus amigas en cambio, Rachel Korine (hija del director) sobresale y la sorpresa y seguramente gancho publicitario del filme, Selena Goméz en el papel secundario más fuerte de la película y seguro el mejor de su carrera hasta ahora, interpretando a una ingenua adolescente cristiana que decide tomar la decisión de vivir la aventura junto a sus amigas.

Como lo hiciera en sus filmes anteriores, el director visualmente es grotesco en sus tomas a detalle, fotografiando la sexualidad, con una cámara al hombro que nunca deja de moverse pero eso si, con una fotografía estéticamente notable a cargo de Benoit Devie (Irreversible).

El problema con la cinta es su indefinida línea narrativa, donde Korine en cada uno de los tres actos hace un collage de situaciones que a veces no logran crear una coherencia narrativa, sus diálogos repetitivos y mal manejeados en monólogos poco convincentes pierde fuerza y crea desinterés en el espectador así como resultando poco convincentes a nivel dramático dejando a los personajes más pobres para cerrar su intento de reflejar la violencia y la juventud en decadencia.

Tal vez lo que más sobresale de la cinta es su estilo visual que si bien no es innovador, se siente fresco cinematográficamente, rescatando a mi parecer la secuencia más funcional del filme donde Franco junto sus “chicas” cantan “Everytime” de Britney Spears mientras cometen fechorías o el asalto a la cafetería que cometen 3 de los personajes filmado en plano secuencia desde el punto de vista de un automóvil.

Fallida en la mayoría de su metraje, la película lejos de su atractivo visual y musical, deja mucho que desear, carente de profundidad en su temática, repetitiva y con diálogos pobres que lo único que logran es cansar con su ritmo.


CALIFICACIÓN: 2/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA