21 febrero, 2013

NO a la dictadura




En el año 1988, Chile vivía el momento más decisivo sobre su situación política nacional, donde después de 17 años de dictadura el pueblo por medio de un plebiscito decidiría si el dictador Agusto Pinochet debería seguir o no en el poder.

Es de esta premisa donde parte la película de Pablo Larraín (Tony Manero, Postmortem) en base al guión de Pedro Peraino (31 Minutos: La película) el cual se inspiro en una obra inédita del escritor chileno Antonio Skármenta.

La historia gira alrededor de René Saavedra (Gael García) quien es un joven publicista televisivo al cual se le propone llevar la campaña en contra del dictador para el plebiscito para que el pueblo vote por el NO a la reeleción de la dictadura de Pinochet.

Larraín sorprende con su formato cinematográfico grabando con soporte de video U-matic 3:4 para adaptarse al material documental original ocupado para le película para dar un impresionante realismo al filme y lograr transportar al espectador a Chile de los años 80’s.

La película es crítica en el tema de la campaña política publicitaria y bastante audaz en demostrar cómo se desenvolvía el mundo publicitario en ese entonces. A su vez, la forma en que se proyecta la situación de Chile, una atmosfera de incertidumbre y  miedo ante el gobierno dictatorial, así como la batalla en contra de ideologías políticas. Escenas donde Saavedra tiene que enfrentarse a todos los inversionistas publicitarios ante su muy distinta y arriesgada campaña publicitaria, es un gran ejemplo del conflicto que el personaje tiene que lidiar.

Larraín hace un viaje al tiempo fabuloso, incluso el director homenajea a “Volver al Futuro” de R. Zemeckis haciendo alusión en este viaje en el que nos transporta donde vemos a Gael García andar en patineta muy al estilo de Marty McFly.

 La película tiene un ritmo interesante y nunca decae, aunque queda a deber en ese suspenso que se propone a trasmitir cuando los personajes se sienten amenazados por el gobierno de Pinochet, que nunca se siente una amenaza latente.

Gael García como siempre, a la altura de su papel, entrega un personaje solido, decidido y muy humano ante la situación que vive, incluyendo su vida personal y la forma en que se desenvuelve con los demás actores.

Arriesgada, crítica, divertida y acertada es la película de Pablo Larraín, la cual logró infiltrarse en los nominados a la Mejor Película Extranjera de los Oscares este año.  Una película que merece reconocimiento por su estilo cinematográfico y su forma de contar una historia.

CALIFICACIÓN: 8 / 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA