19 septiembre, 2011

Sufro, Sufro, Sufro.


Fue sorpresivo encontrarme por el mes de mayo un artículo en internet donde se anunciaba que la película de Don Gato estaba en proceso de post-producción cuando ni siquiera se sabía nada del proyecto desde antes, y mientras continuaba leyendo el artículo me entusiasmaba al ver a Warner involucrados en el proceso pero al momento que llegue a la parte donde la verdad era que la empresa había vendido los derechos a la casa animadora mexicana Anima Estudios después de pláticas con ellos para hacer el largometraje comenzó mi preocupación, no me malentiendan, la casa ha realizado proyectos impulsando la animación mexicana aún en pañales, pero cuando hablamos de un producto que tiene su origen de otro país y que se convirtió en una serie de culto en México gracias a su doblaje y adaptación cultural siempre corre preocupa que toquen algo tan querido para el público.



Comenzaré por hablar de la trama del largometraje de tan querida serie que llega esta semana a las pantallas del país y que ya ha roto records en taquilla.

La historia del largometraje de esta serie de culto toma los escenarios clásicos de la caricatura donde Don Gato y compañía en una nueva aventura donde tienen que enfrentar a un millonario llamado Lucas Buenrostro, quien se apodera del sistema de justicia de la ciudad y controla a todo N.Y. La nostalgia al ver a estos entrañables personajes en pantalla grande es inevitable, aunque es lamentable que unos sobresalgan más que otros donde lamentablemente el antagónico se lleva la mayor participación del film. Eso sí, cada que aparece Benito Bodoque en pantalla es un deleite. Jorge Arvizu es el único que regresa del doblaje original al filme con nuevos actores de doblaje que logran recrear acertadamente las voces de la pandilla como en aquellos años.

Los guionistas estadounidenses Kevin Seccia (Ellen DeGeneres Show) y Tom McKeon, escriben tomando elementos clásicos de los capítulos apostándole a la nostalgia reviviendo a personajes como al Marajá de Pocajú o al Jefe de la Policía además de los que ya conocemos, pero honestamente el guión esta pobremente escrito, la ironía en los diálogos de Don Gato de la caricatura aquí no existen, no existen chistes hilarantes y en cambio solo aburridas bromas repetitivas y una trama que para los cuarenta minutos de iniciado el filme se siente cansada y aburrida, donde ni siquiera el público infantil logra mantener la atención.
Un dato interesante a notar es que el guión fue escrito en inglés, y el hermano del actor Jorge Arvizu, Rubén Arvizu, así como en aquellos años, fue el encargado de la adaptación del guión al español.

En cuanto a la animación Anima Estudios, donde también en coproducción se contó con la casa de animación argentina Illusion Studios honestamente el resultado se siente mediocre y siendo honestos Anima sigue produciendo una animación que se siente acartonada y obsoleta, casi incluso pareciendo creada en Adobe Flash, con escenarios que de pronto lucen inanimados, personajes que en ocasiones se quedan pasmados y con expresiones que no logran transmitir nada a la audiencia.

En lo personal apoyo al cine cuando se produce en nuestro país, pero con resultados como estos no se pude decir que el producto sea magnifico porque no lo es, Don Gato y su Pandilla es una serie de culto y el proyecto se llega a sentir como si Anima solo hubiera visto un negocio en la marca y nada más, es una pena, la verdad esta película incluso creo que pudo ser una serie producida para México por mexicanos y no un filme y como diría Demóstenes: SUFRO,SUFRO, SUFRO con esta adaptación al cine que si la fallecida dupla Hanna-Barbera vieran, se nos volverían a morir.

CALIFICACIÓN: 1.5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA