19 marzo, 2011

Amor/Decepción


Comedias románticas van y vienen. ¿Pero qué tal cuando cineastas se atreven a mostrar una historia de la decadencia de una relación de pareja?

Justo como lo hiciera Marc Webb con “(500) Días Con Ella”, Derek Cianfrance después de hacer varios documentales y cortos documentales, nos presenta “Blue Valentine” (Triste San Valentín), solo que alejándonos de la visión crítica establecida en la comicidad de la convencionalidad de las relaciones de pareja como lo hiciera Webb, Blue Valentine retrata el tema desde una perspectiva desconsolantemente dramática.



La historia, que estructurada en base a tiempo pasado y presente, nos contrasta el enamoramiento/rompimiento de una joven pareja.

La pareja es interpretada por Ryan Gosling y Michelle Williams; a esta última le valió una nominación al Oscar este año por esta actuación. Gosling encarna al hombre lleno de prejuicios, ambiciones, que a lucha por salir adelante en una relación bastante problemática, inclusive adoptando como hija a una niña que no es suya, mientras que Williams interpreta a una joven inmadura que trastornada por sus errores, crece frustrada por una relación que le impidió alcanzar todos aquellos sueños que tenía.

Williams y Gosling dan un excelente duelo de actuaciones, escenas donde la emotividad aflora, como cuando Gosling conquista al personaje de Williams cantándole en un callejón o una escena final donde el espectador es testigo de cómo termina una relación.
El filme es emotivo, es de reflexión, es desolador, desesperanzador, pero sobre todo es la radiografía de la tolerancia contrastada con la intolerancia, del amor contrastado con el odio, de los sueños contrastados con las frustraciones, de las relaciones de pareja abrumadas por un sinfín de circunstancias que ponen el dedo en la llaga de cualquier ser humano expuesto ante situaciones que para muchos pueden ser totalmente reconocibles.


Cada dialogo y escena, montados perfectamente para ese análisis psicológico de los personajes es una referencia a la decadencia y las creencias del amor.

La producción del filme es muy indie style, con escenas de planos muy cerrados, fotografía registrada de forma caótica que le imprime caos a la atmosfera de la historia. La música de igual forma es excelente, incluyendo temas de Grizzly Bear y varios artistas del mundo indie de la música.

Claramente cada uno tendrá su opinión de Blue Valentine, para mi es algo atípico en la cartelera convencional, y sin duda es un drama fresco retratando realidades que hacen sentir al espectador, tal vez incomodo o al borde de las lágrimas, pero que transmite un sentimiento.

CALIFICACIÓN: 4.5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTA